Las multitudes íntimas

7772

Diario irregular // Por Salcoín

 

Lunes

Por primera vez leo en la ablgenda a Martín Zariello. Qué bien que escribe Zariello. Lo conocí por su blog, Il Corvino, uno de los pocos sitios que logran hacerme reír en voz alta. Ahora ha empezado a publicar un diario, el cuarto o quinto diario que laablgenda presenta. Ya era lector de Ottonello, el escritor liberal que atraviesa los campos de la escritura creativa académica en alguna universidad de Iowa; también leo a Libertella (h), el escritor algo más familiar que invita a un viaje semanal por sus consumos culturales, y a Perantuono, el consagrado periodista cultural que le sonsacó al Indio su última entrevista. ¿Cuántos son demasiados diarios?  

El formato diario soluciona el problema de dar con el registro adecuado para aquello que se quiere contar. Apenas escribo una fecha ahí arriba y la cosa ya anda, en este pacto de ficticia cronología que me habilita a vomitar una sarta de frases con la mera excusa de que se me hayan ocurrido un lunes. No hace falta ser conclusivo, ni especialmente ordenado. Podría aburrirme de un tema, darlo por terminado y bastaría con escribir que es martes para que se me dispense por ocuparme de cualquier otra cosa.

Pero todavía es lunes y los diarios captan mi atención. Siempre estuvieron ahí, es cierto: Marco Aurelio, los pillow books nipones, los cronistas de Indias, Ana Frank, Gogol. Pero el diario personal luce renovado, más fresco, en la época en que el auto-diseño ha jerarquizado la experiencia de la intimidad. Quizás podría ser usuario de Instagram, si tan sólo tuviera un mejor celular. Con ese celular y algo menos de vergüenza incluso podría tener Snapchat. De momento este teléfono tercemundista, mi pudor analógico y la terquedad de la palabra escrita me conducen al diario. Pues bien, quien quiera leer que lea.

 

Martes

Me debato sobre la conveniencia de usar un seudónimo. ¿Qué importa quién firma? Nos han explicado que importa porque a la función autor le pertenecen y se le atribuyen los textos. El autor constituye a la obra, caracteriza el modo del discurso, lo clasifica y sugiere determinadas operaciones de lectura. Un diario sin autor es insustancial, se le han extirpado sus posibilidades de sentido.

Sin embargo, no es tan fácil poner la firma. Parece que la escritura virtual se ha resignado ante la imposibilidad de restringir ciertos sentidos de la función autor.  En el discurso literario se sabe que el escritor y el yo lírico no son lo mismo. Las redes sociales no parecen estar de acuerdo. Cuando el autor virtual contemporáneo nos invita al espectáculo de su intimidad personal, su nombre se hace responsable de sus palabras, en el juicio político, ético y estético de las redes sociales.

Mientras tanto, un aluvión de textos anticipa el #Niunamenos del 19 de octubre. Sus autoras aceptan someterse al proceso y emergen con la frente en alto. Leo relatos sobre violaciones, casos de acoso laboral, situaciones de violencia física y verbal. Se parecen todos y a la vez son únicos. También se publica la convocatoria de CFK a la marcha, pero a nadie parece importarle demasiado, ni siquiera a mis contactos de Facebook que militan en La Cámpora y no comparten la carta de la Jefa. Hay algo excepcional en esta fecha, en que la palabra de CFK vale lo mismo que la de una militante de una agrupación feminista, la de una ex compañera del secundario o la de una perfecta desconocida que ahora expone un relato sobre un episodio violento en un taxi. Como si la potencia del #Niunamenos no estuviese sólo en su masividad, sino también en su intensidad. Es una oleada de miles de mujeres convertidas en activistas, que discuten y politizan, sin necesidad de un liderazgo públicamente reconocido como tal. El año pasado habían logrado instalar agenda; este año parecen inclinar la batalla ideológica a su favor: han anulado a sus enemigos, hasta reducirlos a la exigua representación de unos pocos trastornados virtuales (“feminazi”). Me pregunto si esta organización rizomática posibilitará la concreción de transformaciones mayores. Prefiero que ellas me respondan.

 

Miércoles

En efecto, la marcha es enorme a pesar de la lluvia. Me mezclo entre la multitud. Las columnas mansas de los partidos se acomodan como pueden. ¿En su fuero interno revisarán aquello de que la acción es espontánea cuando la masa corre por delante del Partido? No parece que las micromilitantes se hayan lanzado espontáneamente a la acción ni mucho menos. Hay planificación en esas batucadas, carteles, stencils, performances e historietas. Y no sólo por el hecho de que fueron preparadas con anticipación. La planificación está en la línea que bajan.

img-20161019-wa0010
Obra ganadora del 1º premio en el #MiércolesNegro #NiUnaMenos

Jueves

Breve discusión sobre política. Expongo a Lucas la hipótesis de las tres plazas. Las convocatorias grandes de este año fueron la del 24 de marzo, la de la CGT (subsidiariamente, la Marcha Federal) y la de los movimientos sociales. Si “Esas tres plazas representan mundos distintos que muchas veces ni siquiera dialogan entre sí o se ven con desconfianza”, entonces la construcción de una alternativa política popular pasa por juntarlas. Lucas agrega: con #Niunamenos, las plazas son cuatro.

 

Viernes

La rompió Richard Bona. En el comienzo el show no se anticipaba particularmente especial. Entró con seguidilla de sones, bachatas, boleros y otros ritmos latinos. Otro jazz fusión virtuoso, con la particularidad de tener letras en douala. Pero al quinto o sexto tema, Bona agarró la loopera y los ritmos afro transformaron la situación en un viaje. EL punto alto fue cuando hizo cantar al público y terminó el tema con la vibración simultánea de la multitud, con una ceremonial intimidad que sólo puede generarse gracias a la acústica de una sala lírica. El oído se entretiene en el ida y vuelta de sonidos, entre la voz propia mal afinada que se escucha entre todas, los perfiles nítidos de las voces conocidas y la capa de música que se despliega al unísono. Andá a escuchar eso en Spotify. Como las marchas que hacen plaza, los buenos recitales nos recuerdan que no hay sustituto para las multitudes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s