La inmobiliaria que agrieta el suelo de la Ciudad de Buenos Aires

Dorissalcedo
Grieta, Doris Salcedo

El PRO cuenta voto a voto para crear una Agencia de Bienes-Inmobiliaria que facilitará la venta de valiosos terrenos de la Ciudad. Los emprendedores se relamen la comisura de los labios, la grieta se confunde en la Legislatura Porteña y cada nuevo escándalo pone sobre el tapete el complicado asunto de las burbujas inmobiliarias.

// Por Elena Wainberg

 

Es miércoles 3 de Abril. En la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires revolotean personajes de todo tipo. Diputados, asesores, periodistas y un considerable número de vecinos llegan al Salón J. D. Perón. Está por comenzar la reunión tripartita de las comisiones de Desarrollo Económico, Planeamiento Urbano y Hacienda, que aconsejará la sanción de la ley que da origen a la Agencia de Bienes Sociedad del Estado.

En criollo, el proyecto busca crear una especie de inmobiliaria para administrar la venta de todos los terrenos de la Ciudad que no estén comprendidos en las otras dos leyes del estilo: las que administran la Corporación Buenos Aires Sur y la Corporación Puerto Madero. La primera, sancionada bajo el gestión de Carlos Grosso y la segunda, durante la de Aníbal Ibarra.

Desde su asunción, el PRO mostró un claro compromiso con la consigna/eufemismo de “puesta en valor” legada por los gobiernos anteriores: vendió 170 manzanas de la Ciudad para emprendimientos privados (el equivalente a todo el barrio de Retiro o la mitad del barrio de Flores).

La novedad de la Agencia de Bienes S.E. quizás sea la justificación: “profundizar la política de distritos para el desarrollo de emprendedorismo (sic), la innovación y las industrias creativas, y fomentar la creación de nuevos talentos y capacidades como motores del desarrollo económico de la Ciudad”.

Si bien la ley no informa una lista precisa de cuáles serían los terrenos alcanzados, en este primer proyecto ya se ponen en venta el predio del Tiro Federal (135.600m2 en el barrio de nuñez) y parte de El Dorrego (4.780m2 en el barrio de Colegiales) . El producido de las ventas queda a discreción del Ejecutivo. Una parte será destinada a la construcción del Parque de Innovación, otra al Centro Metropolitano Audiovisual, verdaderos paraísos fiscales para las empresas amigas que allí se radiquen.

buenos-aires-cuadricula

El teatro de la democracia

“Se les cae la fachada” grita alguien del público y genera empatía con el resto de los presentes. Justo cuando la reunión está por comenzar, el decorado que hace de fondo y lleva repetido cientos de veces el logo de la Legislatura Porteña, cae sobre los diputados. Cualquier similitud con la bandera que la misma semana impactó sobre Mauricio Macri durante una conferencia de prensa sobre los despidos es mera coincidencia (de lo contrario habría que comenzar un estudio sobre la venganza de las insignias contra los funcionarios que las prostituyen).

No alcanzan las sillas, muchos quedan de pie a pesar del promedio de edad, que supera los 50 años. Se trata del variopinto elenco estable que participa de las Audiencias Públicas, de las sesiones polémicas y de las reuniones abiertas en general. Esta vez, buena parte viene del Tiro Federal, uno de los predios que quedaría bajo la órbita de la Agencia de Bienes, como paso previo a su venta. Otros defienden con fervor el patrimonio de la Ciudad, preocupados principalmente  por las joyas arquitectónicas. Al terminar cada intervención, todos levantan una hoja A4 en donde se lee “Archivo 2485-J-2015”. Conocen los vericuetos legislativos; ese es el número de expediente del proyecto de ley y lo que piden es que se archive.

20160404_142830

Las leyes de doble lectura deben ser votadas en el recinto dos veces; la segunda, luego de realizada la Audiencia Pública en la que cualquier ciudadano puede participar. En este caso, hubo más de 500 personas que expusieron en contra del proyecto. Ni una se expresó a favor. Sin embargo, la Constitución de la Ciudad no explica cómo atender a las opiniones allí vertidas y luego de las reuniones formales en las que el pueblo se expresa, el proyecto puede volver al recinto sin modificaciones para que los representantes lo aprueben.

“Se trata de mejorar el ordenamiento y la centralización de la administración para un mejor utilizamiento (sic) de las herencias, los triángulos remanentes de expropiación, y el resto de los bienes de dominio privado de la Ciudad” dice Carmen Polledo, vicepresidenta de la Legislatura. Quizás su error se explique por el utiliza-miento de espacios como el recientemente inaugurado Centro de exposiciones y la cuestionadísima concesión de Costa Salguero, ambos proyectos en los que su esposo participa como inversor.

El otro encargado de defender el proyecto es el Subsecretario de innovación del Ministerio de Modernización. Explica que la política de los “Distritos” busca reducir la mortalidad de las empresas. Vaya confesión, cuando se sabe que en la Ciudad la mortalidad infantil aumentó durante la gestión del PRO.

Es el turno de Marcelo Ramal (Partido Obrero), que denuncia un autogolpe institucional y señala la creación de un Estado de excepción en la Ciudad. “Se crea un Estado paralelo para controlar el patrimonio público. Se trata de un plazo fijo que se renueva anualmente, en cada última sesión del año. Acá se están creando dos ciudades: la de los desarrollos inmobiliarios millonarios y exentos de impuestos y la que paga un ABL cada vez más caro y sufre la contaminación inmobiliaria y no le alcanza para pagar el alquiler”.

Ramal se refiere a los Distritos ya creados: el Distrito Tecnológico, el Distrito de las Artes, el Distrito Gubernamental, etc. La política de los distritos equivale a utilizar el mejor de los detergentes para hacer una burbuja, en este caso inmobiliaria: se trata de incentivar la radicación de empresas privadas en zonas donde la tierra es más barata, por medio de exenciones fiscales e inversión pública. A pesar de la falta de información oficial, algunos informes sugieren que no sólo no se cumplió el objetivo de creación de empleo en esas zonas sino que la Ciudad empeoró la estructura tributaria dado que las empresas allí radicadas no pagaron impuestos ni lo harán, en algunos casos, por los próximos 20 o 30 años. Así cualquiera alarga su esperanza de vida.

CMT

 Un fantasma ronda por la Ciudad

Tanto la primera minoría (ECO) como el Partido Socialista (Roy Cortina y Arce) y la izquierda (PO – PTS – AyL – La Alameda) votaron en contra. El gran candidato para aprobar los proyectos de la maratónica última sesión del año 2015 era el FPV, cuyo precio, luego de haber perdido las elecciones en Nación y Provincia, cayó como la Bolsa de Nueva York en el jueves negro. Así se entiende que no fuera difícil comprar el voto positivo en aquel primer tratamiento de la ley que abrió paso para que ahora pueda aprobarse en segunda lectura.

De las visibles pero no audibles negociaciones durante la sesión del 3 de Diciembre, surgió la eliminación del anexo que listaba los bienes bajo la órbita de la Agencia. Al parecer, era demasiado chocante para quienes debían votarlo, de modo que prefirieron borrar la lista que incluía más de 20 terrenos y convertir el proyecto en un verdadero cheque en blanco, capaz de vender todo lo que se encuentre de Av. San Juan hacia el norte.

Hay malestar entre las capas bajas del Frente Para la Victoria, que ven asomarse una vez más la fuerte acusación sobre el pacto PRO-K en la Legislatura. Luego de la Audiencia Pública, volvió la presión sobre el voto del FPV, el cual decidió proponer algunos cambios para hacer más cómoda la reafirmación del voto positivo.

El proyecto original salteaba la necesidad de que la Legislatura autorice las ventas de terrenos. Todo el arco opositor coincidía sobre la inconstitucionalidad de la omisión. Casi como una jugada maestra, aquel olvido fue la excusa perfecta para rectificar la posición del Frente Para la Victoria, que se contentó con agregar el artículo 5 y cerró, momentáneamente, la grieta que dividía votos en su interior. De paso y como quien no quiere la cosa,  consiguió tres cargos en el Directorio de la Agencia.

“Si no lo votábamos se rompía el bloque” dice un famoso Legislador del FPV. El fantasma de Bossio habita los pasillos del ex Concejo Deliberante. El problema esta vez lo tienen los porteños, que no pagarán la cuenta con 3 sanguchitos de miga y 2 mates fríos sino con una enorme cantidad de valiosos metros cuadrados.

Sin embargo, desde el 3 de Abril el PRO cuenta voto por voto para la segunda lectura y cada vez que intenta tratar el proyecto, se cuelan en la agenda nuevos escándalos que colman las sesiones de discursos en su contra: las muertes de Time Warp o la patota que atacó a los vecinos de la Comuna 4. El primero, relacionado con la concesión de  Costa Salguero; el segundo, con la venta irregular de los terrenos de Casa Amarilla al club de los amores del Presidente Mauricio Macri, Boca Juniors.

Cada nuevo conflicto pone en duda los votos que habían sabido conseguir. La composición de los bloques cambió desde Diciembre y algunos de los que votaron en aquel momento por el toma y daca de la última sesión, ahora prefieren mantenerse al margen. No es claro en qué latitud se encuentra la grieta en el territorio de la Ciudad, pero sí se sabe que el gran conflicto concierne al uso y la venta de su agrietado suelo. Mientras, florecen campañas en contra del proyecto y cada vez son más las organizaciones que lo denuncian y ejercen presión sobre los legisladores.

Recinto_de_sesiones_de_la_Legislatura_Porteña

Opportunities are coming para unos pocos

La solución a la emergencia habitacional, al igual que su contracara en los desarrollos inmobiliarios mercantiles, son apuestas de largo plazo. En la Ciudad de Buenos Aires hay medio millón de personas que viven en emergencia habitacional y casi un tercio de la población paga cada vez más caro su alquiler; ni una ni otra fue materia de discusión para quienes votaron a favor. “La Agencia de Bienes S.E confeccionará un listado de inmuebles susceptibles de destinarse a la política habitacional” dice un tibio artículo agregado por el FPV.

A pesar de las diferencias discursivas sobre las necesidades y las soluciones a la problemática de la vivienda, el cortoplacismo y la lógica de la supervivencia política resultan funcionales a quienes sí piensan en el largo plazo: Opportunities are coming, explican las láminas oficiales que ya ofrecen negocios inmobiliarios en el Parque de la Innovación (al que gustan llamar el Silicon Valley porteño). Ni siquiera pudieron esperar a la formalidad de la aprobación de la Ley. A quienes se instalen allí, el Banco Ciudad les ofrecerá créditos preferenciales para la compra de inmuebles, construcciones y mudanzas. En contraste, el año pasado el programa “Alquilar se puede” fue otorgado a apenas 10 personas de las 15.000 que lo solicitaron, mientras que para la urbanización de la villa 31 dicen que destinarán el 20% del producido de las ventas del Tiro Federal.

Algunos llaman gentrificación a este fenómeno que ocurre en las principales ciudades del mundo: el desplazamiento de sectores populares y clases medias para que su lugar se convierta en ámbito de negocios para los sectores de mayores ingresos. Si huele a dinero y sucede en el primer mundo, entonces es PRO.

sotehome

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s