Llorá ahora que te da la cámara

beso_0

// Por Lola Castets

 

En el mundo del espectáculo, el espectador se involucra y toma decisiones. Juzga. Elige quién miente y quién dice la verdad. Llora con las lágrimas de otros, y construye la genealogía de los hechos a partir de los testimonios mediáticos. En esta línea, hay situaciones que merecen repudiarse y otras que se justifican por la propia lógica del sistema.

Era imposible que este romance escapara del foco de la prensa. Los dos protagonistas son hijos de vedettes y figuras del espectáculo. Fede Bal, el canchero que no sentaba cabeza, hijo del capocómico Santiago Bal, que engañó a su mujer con una chica treinta años menor. La sangre maldita predetermina sus jugadas. Barbie Vélez, hija de Nazarena, madre dominante, sufrida, multiseparada, viuda. Es lógico que termine loca como su progenitora, dicen en las redes sociales y repiten las columnistas de los programas de la mañana. Después de todo, estuvo siempre tan expuesta desde chica…

Así como el enamoramiento fue una apología empalagosa al nena buena cambia nene malo, la ruptura no pudo quedarse atrás. Difícil cambiar los hábitos, y las infidelidades de Fede, que Barbie originalmente desmintió, sepultaron todo tipo de posible vínculo amoroso. Para protegerse, Barbie salió en la tapa de la revista Gente, y afirmaba que se había desenamorado por completo. Abrupto final para un romance que parecía, luego de una crisis, tener todo a favor. Pequeño detalle: en la producción fotográfica, un moretón de tamaño considerable llamó la atención de los lectores.

Mientras Barbie posaba para las cámaras, Federico Bal la denunció por “daños y lesiones” en la Comisaría 33 de Belgrano. Contó que, luego de una pelea muy fuerte, ella, en  un ataque de nervios, le estrelló el celular contra la mesa y le rompió el televisor con un zapato. Acto seguido, la difamada presentó también ante la Justicia su reclamo… por violencia de género. Y ahí explotó todo. En tiempos de discusión y controversia política, a un año del Ni Una Menos, el tema parece estar “de moda”. Y en esta perversión, en la cual es trending topic que nos maten o nos torturen, parece que hay reclamos que valen más y otros, menos. Las redes sociales ofrecen el espacio de la impunidad propicio para el desarrollo de las hipótesis más violentas: “ella es una loquita histérica”, “él se defendió de los ataques de nervios”, o, la peor, “estoy en contra de la violencia EN GENERAL”, una lectura muy cerca de la teoría de los dos demonios.

Nazarena-Veronelli-FOTO-FERNANDO-ORDEN_CLAIMA20140823_0184_32

Desde la tele, Fede Bal nos dice que una víctima de abusos no hace primero una tapa de revista, y después va a la Justicia. Qué bueno que esté tan al tanto de los múltiples mecanismos de negación que subyacen en este tipo de conductas. Cuando Barbie estuvo en el living de Jorge Rial, se duplicaron las llamadas a los números de asistencia ¿Somos libres cuando vemos los programas de chimentos? Ni en joda. Pero hay una modalidad de la libertad. La que llama porque se siente amenazada, lo termina de comprender después de escuchar el relato. Ya no la juzga en términos de verdad y falsedad, porque lo narrado forma parte de su experiencia de vida.

Que los medios funcionen como herramienta de visibilización no degrada los reclamos. Que aparezca en televisión no significa que sea mentira. Probablemente, lo más esquizofrénico sea que ese consumidor que elige, desecha, desprecia, juzga y denuncia a su pareja por violencia es también el que después dice que ella está loca y él es un pobre santo. Son los tiempos en los que nos toca vivir. Los medios construyen realidad que no es ficción. En esta paradoja, nos queda el reto de construirnos críticamente, capaces de superar los binarismos enloquecedores que nos proponen Jorge Rial, Luis Ventura y Marcelo Tinelli.

casorio

Anuncios

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s