El ex trotskista franco-argentino investigado en Perú por el Lava-Jato

Luis Favre, el ‘Durán Barba’ del petismo. Ascenso y ¿caída? de un polémico hermano de Jorge Altamira

// Por Lucas Malaspina – @thebadthorn

Felipe Wermus 5

Las operaciones políticas montadas en torno al Lava-Jato, que acaban de resultar en la victoria de los golpistas brasileños contra el PT en la votación de la Cámara de Diputados del vecino país, han implicado a ex funcionarios como Julio De Vido o Roberto Dromi, con las obvias réplicas nacionales. Sin embargo, la causa del Lava-Jato, que también es impulsada en el Congreso de Perú por las ramificaciones de las constructoras brasileñas en ese país, tiene un argentino (nacionalizado francés) implicado del cual poco se ha hablado. Perú afrontará el 5 de junio un ballotage, en una situación tan trágica para Ollanta Humala, que ninguno de los contendientes pertenecen a su fuerza política. Es un misterioso asesor político, casi imperceptible para nuestra prensa pero obsesión de los medios peruanos: se trata de Felipe Belisario Wermus, más conocido como Luis Favre, un hermano de Jorge Altamira que se inició en política militando en la organización predecesora del Partido Obrero (Política Obrera). Su sinuosa y vertiginosa carrera lo convirtió primero en uno de los más influyentes consejeros de Lula, y luego, del propio Humala.

129448

 

Los hermanos (no) sean unidos

Entre los que conocen algo de la historia del archipiélago trotskista, hablar de Favre es como nombrar al demonio. Probablemente, esto sea así hasta para el propio Altamira. En una entrevista realizada al líder del PO en 2014, el periodista en cuestión comenta: “No quiere hablar del hermano”. Hay algunos indicios de por qué. Felipe nunca pudo terminar el secundario porque fue expulsado de su colegio por dirigir una protesta estudiantil; estuvo proletarizado en el gremio gráfico y en el metalúrgico y sufrió ocho detenciones. A punto de ser sentenciado a más de un año de cárcel, en 1970 huyó de Argentina en barco hacia Israel, para más tarde recalar en Francia.

1598538_728194883870929_1966807291_o

Allí pronto se transformó en dirigente rentado del entonces partido hermano de PO, la OCI, del cual surgieron personalidades políticas prominentes como el ex primer ministro Lionel Jospin (que tuvo que pasar por un calvario cuando salió a la luz su origen político) o el actual primer secretario del PS, Jean-Christophe Cambadelis (ex presidente de la UNEF -Unión Nacional de Estudiantes de Francia-). La función de Favre era participar de los trabajos de la estructura internacional. Ante el comienzo de la dictadura, PO se organizó para gambetear la feroz represión de la Junta Militar (que a diferencia de lo que dicen algunos por interés o por ignorancia, sí tuvo que lamentar la desaparición de varios de sus militantes). Sin embargo, la OCI dirigida por Pierre Lambert acabó por expulsar a PO de la organización internacional, al cual insólitamente consideró adaptado al peronismo, insultó a sus ex camaradas como “perros de Videla”, dejó sin casa a los exiliados, y hasta ‘retuvo’ 2000 dólares que constituían un fondo colectado para ayudar a quienes en Argentina militaban en condiciones de clandestinidad.

20160420043526

Favre no sólo tomó partido por la OCI, sino que habría sido quien proveyó los argumentos y algunos aseguran que hasta dijo estar avergonzado de haber salido del mismo vientre que Altamira. En los archivos del CERMTRI, una biblioteca parisina que resguarda numerosos documentos del trotskismo mundial, se encuentra aún hoy una llamativa carta de PO a la OCI que denuncia a Favre por una supuesta doble estafa: no sólo la apropiación de dicho dinero, sino también el ocultamiento por parte de Favre ante la propia OCI del verdadero monto de los mismos, lo cual significaba para Altamira que su hermano se había quedado una diferencia (exactamente, 1000 dólares).

Carta de Felipe a PO (1978-09-22)Carta de Julio Magri al BP de la OCI (1978-12-28)

Del senador revolucionario de Perú a los montoneros trotskistas de Garré

Como sea, Favre acabó transformado en un fiel discípulo de Lambert, quedó encargado del seguimiento del sector latinoamericano de esa cofradía, y así fue como se involucró por primera vez en la vida política del Perú. La sección de su corriente, el POMR, en las elecciones generales de 1980, logró colocar en el Senado de ese país a su máximo dirigente, Ricardo Napurí (quien hoy reside en la ciudad de Buenos Aires), un hecho inédito para los seguidores del fundador del Ejército Rojo.

220px-ParvusTrotskiDeich

En sus memorias, Napurí lo recuerda como una suerte de casanova y lo señala por darse una vida dispendiosa con la caja de la IV Internacional. Lambert siempre lo protegió, y lo comparaba con Parvus, un marxista ruso con quien Trotsky compartiría las primeras elucubraciones sobre la revolución permanente, y que se haría rico vendiendo armas en los Balcanes como lobbysta del imperio alemán, lo cual lo llevaría a ser asesor de Friedrich Ebert.Eventuales disputas con otro argentino (Nahuel Moreno, el mentor del viejo MAS y de Luis Zamora) le harían perder a Lambert la injerencia en ese incipiente pero exitoso fenómeno electoral de la izquierda incaica. Pero Favre no se daba por vencido y para rearmar el trabajo en la región, en 1985 pasó a residir en Brasil, donde su corriente tenía más de 1000 militantes.

A pesar de que originalmente había denunciado a los compañeros de su hermano en Brasil (que se encontraba exiliado allí) por participar de la fundación del PT, dio un viraje de 180° grados y dispuso el ingreso de la OSI (los ‘lambertistas’) en el movimiento creado por Lula. Entretanto Favre paradójicamente, instó a un pequeñísimo grupo de argentinos que le respondía (decenas de ex PO -la autodenominada “Fracción Internacionalista”- que decidieron alinearse con los franceses), a realizar “entrismo” en el PJ a través de la Intransigencia Peronista, con el aparente objetivo de superar el aislamiento y encontrarse con las masas. Un ex miembro de ese grupo dice que el ingreso se concertó amigablemente con Raúl Garré. “Hagan lo que quieran; el peronismo los va a terminar absorbiendo”, les habría soltado, confianzudo, el que durante las protestas de Gendarmería y Prefectura de 2012 renunciaría a su cargo como jefe de gabinete del ministerio de su hermana Nilda (una de las líderes de la IP). Como una premonición, la frase resultó válida no sólo para los curiosos montoneros trotskistas sino para el propio Favre respecto al PT.

 

De la cama (de la alcaldesa de San Pablo) al living (del Palácio do Planalto)

Luego de afirmarse en el PT brasileño, Favre armó una fracción contra Lambert y pasó a revistar en Articulação, la corriente interna más fiel a Lula. Se llevó consigo a la pujante organización juvenil de la OSI, recordada en los medios politizados de ese país como “Libelú”, y que daría al lulismo infinidad de dirigentes, entre ellos ex ministros como Luiz Gushiken y Antonio Palocci. Según otro ex compañero, cuando Felipe era un joven militante de la TERS (viejo nombre de la actual UJS-PO que hace más de una década forma parte de la dirección de la FUBA), Favre se destacaba -a pesar del carácter muy minoritario que tenía PO en ese ámbito en aquel tiempo- por ser un excelente orador. Y gozaba, asimismo, de “gran predicamento sobre la platea femenina”: competía con otro cuadro amigo por ver quien recibía más papelitos con teléfonos de muchachas luego de intervenir en las asambleas universitarias.

Algunas crónicas periodísticas no demasiado amables con Favre sugieren que esas cualidades lo ayudaron a escalar posiciones en el PT, tras su casamiento con Marta Suplicy en 2003. Al festejo concurrió Aníbal Ibarra, en ese momento Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, quien era amigo de la pareja aunque, según cuentan sus adversarios, cuando dirigía la FJC-PC en Colegio Nacional de Buenos Aires se dedicaba a escrachar ante las autoridades a los militantes de la TERS-PO. Marta era la alcaldesa de San Pablo y Favre había sido su jefe de campaña en el 2000, cuando ganó bajo la insignia de un ‘PT rosa’ (o ‘light’).

libelu

Fue un paso a previo a la victoria del propio Lula en el 2002, que colocaría a Favre como parte de la Secretaría de Asuntos Federativos de la Presidencia. El líder petista también fue asesorado por Favre, quien actuó de nexo con la consultora de Duda Mendonça. La estrategia incluyó llevar como vice al empresario José Alencar, y firmar un compromiso con el FMI incluso antes de asumir. Ya en 1986 Favre había sido admitido en la Secretaría Nacional de Relaciones Internacionales del PT, lugar desde el cual explotó sus relaciones con la centroizquierda europea, pero a partir de este cuarto matrimonio (que duró hasta 2009) fue que saltó a las tapas de revistas del corazón brasileñas; el primero había sido con Marie-Ange, gracias a la cual adquirió la doble nacionalidad; entre el segundo y el tercero volvió a París como representante del PT en Europa. Su última esposa tenía como apellido de soltera Smith de Vasconcelos, proveniente de una familia de la alta burguesía paulista y había estado casada por 30 años con otro alto dirigente petista, Eduardo Suplicy, hasta que apareció este tercero en discordia.

 

¿El ‘Parvus’ de las constructoras brasileñas en Perú?

Antes de su cuarto matrimonio, Favre tuvo una concubina muy acaudalada: Marilia Furtado de Andrade, heredera de la constructora Andrade Gutierrez. Esa, junto a Odebrecht, Camargo Correa, OAS, y Queiroz Galvão, es una de las empresas verdeamarelas citadas en un documento del parlamento peruano, investigadas por supuestos sobornos para el gobierno de Humala, a cambio de “licitaciones de millonarias obras”. Luis Favre está sospechado de ser agente de las constructoras denunciadas en Perú, bajo la mascarada de ser un experto en marketing político.

1traidor eoe9303

Las sospechas de su propio hermano parecen apuntar hacia el mismo lugar: en las páginas de Prensa Obrera, Altamira escribió: “Brasil dirigió la campaña electoral de Ollanta Humala, el cual se había comprometido a otorgar la concesión de las construcciones de rutas y oleoductos hacia el Pacífico a Oderbrecht”. Todo el mundo sabe en Perú que Humala, surgido como un militar nacionalista emparentado con el chavismo, sólo logró vencer en las elecciones de 2011 tras un ‘aggiornamiento’ social-liberal, que el propio Favre orquestó en su rol de publicista (lo reconoció, por ejemplo, en una entrevista en Perfil); incluso se lo acusó de desplazar a algunos de los izquierdistas que rodeaban a Humala, a quienes había conocido cuando militaba en el trotskismo. Favre, que también actuó para Rousseff en las presidenciales de 2010, fue centro de atención del periodismo peruano cuando “dirigió la campaña por el NO a la revocatoria, que salvó a Susana Villarán de ser destituida del cargo de alcaldesa de Lima”. Este año también asesoró al delfín de Humala, César Acuña, quien venía en ascenso en 2015 pero terminó fuera de la segunda vuelta: Favre renunció a esa consultoría a fines de febrero, sin dar mayores explicaciones, en medio de rumores que lo acusaban de ser un ‘topo’ que boicoteaba a quien debía promover. Lo cierto es que tal vez Favre tenga problemas más grandes que lo están ocupando: pocos días después se difundió una supuesta citación para el 15 de marzo, por parte de la comisión peruana que sigue las conexiones con el Lava-Jato, presidida por el parlamentario Juan Pari. La indagatoria parece haberse suspendido, pero no podría asegurarse por cuánto tiempo.

Según comentó Durán Barba, la ‘moderación’ propuesta por Favre a Humala era una idea tomaba de su libro “El arte de ganar”. Bajo su impulso, “Humala le puso la firma a un ‘compromiso’ para respetar la estabilidad jurídica de los contratos privados locales y extranjeros”, anotaba Altamira, quien consignaba a su vez que era “otra expresión (…) de la acción de la diplomacia brasileña para poner a sus propios pupilos en los gobiernos de América Latina”. Aunque esos eran otros tiempos, cuando ‘el círculo rojo’ tenía como modelo al PT y todavía buscaba alinear al kirchnerismo con Lula en desmedro de los vínculos con Venezuela, puede percibirse el rastro indeleble de una escaramuza silenciosa que lleva décadas, y que pesa con el aplomo de la advertencia de todo hermano mayor.

 

 

 

El autor actualmente prepara una historia de Política Obrera. Los testimonios a los que se hace alusión fueron relevados en diversas entrevistas para ese proyecto, con la condición de no revelar la identidad de los emisores.

 

La ilustración corresponde a @brunobauer: http://realismo-socialista.blogspot.com.ar/2014/02/tres-hermanos.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s